La Botica de Cervantes

Temas

sulfuro de hidrógeno en el organismo, causas y efectos

Publicado: 19 de septiembre de 2022, 13:06
  1. Microbiota

El sulfuro de hidrógeno (H2S) es un gasotransmisor que se encuentra normalmente en el cuerpo humano, incluso en el intestino. Es producido por nuestro propio cuerpo, pero también por las bacterias que se encuentran en el intestino. La disfunción en cualquiera de esas dos áreas puede crear efectos negativos para la salud.

El H2S generalmente juega un papel protector y esencial para nuestra salud, pero en algunos casos puede convertirse en un problema importante si se produce demasiado. Al igual que con los otros gasotransmisores, óxido nítrico y monóxido de carbono, el H2S es favorable para la salud en concentraciones más bajas y peligroso en concentraciones más altas.

CÓMO SE PRODUCE H2S

El sulfuro de hidrógeno es producido por nuestras propias células, pero también por las bacterias que se encuentran en nuestro microbioma intestinal. Nuestras células producen H2S a través de las enzimas cistationina-ß-sintasa (CBS), cistationina-?-liasa (CSE), 3-mercaptopiruvato sulfurtransferasa (3-MST) y D-aminooxidasa (DAO). Además de la actividad de esas enzimas, las bacterias reductoras de sulfato (SRB) que se encuentran en el intestino también producen H2S a través de una vía de reducción de sulfato disimilatoria (DSR). Estos están en el filo Proteobacteria y utilizan el hidrógeno producto de la fermentación como sustrato junto con el sulfato que proviene principalmente de los alimentos. Algunas bacterias que no están en la categoría SRB también pueden producir H2S.

Los metanógenos, acetógenos y SRB compiten por el hidrógeno; a menudo, una de estas clases de bacterias que consumen hidrógeno predomina en el intestino. Se supone que tenemos bajas cantidades de hidrógeno producido por las bacterias en el intestino delgado y cantidades más altas en el intestino grueso.

El género más predominante en la categoría SRB es Desulfovibrio, que utiliza lactato e hidrógeno como sustrato. Otros géneros son Desulfobacter, Desulfomonas, Desulfobulbus y Desulfotomaculum.

Las especies bacterianas pertenecientes a diferentes géneros, como Streptococcus, Fusobacterium, Salmonella, Enterobacter y Helicobacter, también producen H2S a partir del aminoácido L-cisteína. Klebsiella, Staph Aureus, algunas especies de Firmicutes y Fusobacterium también pueden producir H2S.

Las dos especies principales que investigamos por problemas de H2S son Bilophila wadsworthia y Desulfovibrio piger.

sulfuro de hidrógeno en el organismo, causas y efectos - Imagen 1

EL PAPEL DEL H2S EN EL CUERPO

El H2S es un gasotransmisor esencial o molécula señalizadora gaseosa que ejerce su efecto sobre diferentes sistemas, como el gastrointestinal, neuronal, cardiovascular, respiratorio, renal y hepático. El H2S se considera el tercer gasotransmisor, además del óxido nítrico (NO) y el monóxido de carbono (CO), y está involucrado en la inflamación, motilidad intestinal, estrés oxidativo, curación de úlceras, tono vascular, neuromodulación, crioprotección, formación de memoria, secreción hormonal, apoptosis y muchas otras funciones biológicas vitales.

En el intestino, el H2S regula funciones como la inflamación, la lesión por isquemia/reperfusión y la motilidad.

H2S juega un papel esencial en nuestra salud, pero un nivel excesivo tiene efectos negativos para la salud, a menudo en las mismas funciones fisiológicas. Actualmente se están desarrollando nuevas terapias cuyo objetivo es suprimir el H2S o mejorar su disponibilidad. Este es un ejemplo perfecto de cómo el H2S es esencial para la salud, pero puede ser un problema en exceso.

EFECTOS NEGATIVOS PROPUESTOS DEL EXCESO DE H2S

Los presuntos efectos negativos causados por el exceso de H2S se encuentran tanto en el tracto digestivo como sistémicamente, alrededor del cuerpo. Esto se debe a que el H2S, como gasotransmisor, puede viajar por el cuerpo y producirse en varias células del cuerpo.

La evidencia de los efectos negativos del H2S proviene de una combinación de fuentes: asociaciones realizadas entre los estados de enfermedad y la composición del microbioma en humanos, observaciones clínicas que combinan nuestra comprensión de la actividad del H2S con los síntomas informados y, por último, modelos animales que a menudo prueban hipótesis. más directamente de lo que se puede hacer en humanos. Como es el caso con todos los temas de la ciencia, todavía no tenemos todas las respuestas y, en algunos casos, los síntomas de un individuo pueden ser causados por otros factores. Por eso es tan importante el diagnóstico diferencial.

La ciencia actual que vincula el H2S con la enfermedad no es concluyente y no está claro si un crecimiento excesivo de bacterias productoras de H2S es simplemente parte de estas condiciones o si en realidad es una fuerza impulsora detrás de ellas. Con suerte, se descubrirán pruebas más concluyentes en el futuro que se pueden utilizar en el tratamiento. Por lo tanto, es importante encontrar un equilibrio en el que no se exagere el vínculo entre el H2S y la enfermedad, pero reconocemos que es un posible culpable en la mezcla cuando se trata de enfermedades y síntomas específicos.

EFECTOS NEGATIVOS Y SÍNTOMAS DEL EXCESO DE H2S EN LA SALUD GENERAL

También se encontró que las SRB estaban asociadas con otras afecciones inflamatorias, como la periodontitis, y también se detectaron niveles elevados de H2S en las bolsas periodontales.

Sabemos que el H2S es esencial para tantos sistemas corporales diferentes, lo que significa que un nivel excesivo también puede afectar potencialmente a todos los sistemas corporales con una amplia variedad de síntomas potenciales.

Algunos de los posibles signos y síntomas del exceso de H2S:

  • Fatiga
  • Obesidad
  • Heces malolientes, flatulencia y/o aliento (halitosis)
  • Función de barrera comprometida (debido a la inhibición de la oxidación del butirato): intestino permeable, disfunción inmunitaria
  • Calambres dolor en el intestino
  • Intolerancia a los alimentos con alto contenido de azufre, por ejemplo. huevos, col rizada, carne roja, ajo, cebolla
  • Eructos de azufre (a menudo asociados con H. pylori)
  • Diarrea (generalmente si el H2S proviene del intestino delgado)
  • También puede causar estreñimiento (generalmente si el H2S proviene del intestino grueso)
  • EII, principalmente colitis ulcerosa
  • Cáncer colonrectal
  • Ataques de pánico
  • Síntomas de la vejiga como dolor de vejiga, dolor al orinar o irritación
  • Dolor de cabeza
  • Síntomas cardiovasculares – ej. presión arterial baja, baja frecuencia cardíaca, palpitaciones, arritmias
  • intolerancia ortostática
  • Parestesias: entumecimiento, calor, hormigueo
  • Intolerancia al alcohol incluso con pequeñas cantidades
  • Sudores nocturnos
  • Dermatitis o eccema
  • Dolor corporal/articular

POR QUÉ OCURRE LA SOBREPRODUCCIÓN DE SULFURO DE HIDRÓGENO

Hay una serie de teorías sobre por qué el H2S puede convertirse en un problema:

La primera teoría propone que el hidrógeno se convierte en H2S en cantidades excesivas en el intestino delgado o en el intestino grueso, o en ambos. Esto es algo así como un cuadro típico de disbiosis, con altos niveles de proteobacterias proinflamatorias que incluyen SRB y otros productores de H2S y niveles más bajos de bacterias protectoras y metabolitos como el butirato. El punto principal de esta teoría es que los patrones dietéticos específicos predisponen a niveles excesivos de H2S, específicamente altos niveles de carne y/o lácteos, y no suficientes alimentos vegetales. Estos alimentos proporcionan azufre y también grasas saturadas que sabemos que las SRB prosperan. Las grasas saturadas problemáticas también incluyen los aceites de coco y palma, por lo que no se trata exclusivamente de un problema relacionado con las grasas saturadas de la carne y los lácteos.

Otra teoria propuesta por Greg Nigh, ND, basada en observaciones clínicas y sus conversaciones con la Dra. Stephanie Seneff, PhD dice que la producción excesiva de SRB y H2S es una respuesta adaptativa a una deficiencia de azufre utilizable. El sulfuro de hidrógeno es un sustrato (ingrediente) para la producción de SO4 y se proponen numerosas razones por las que una persona puede tener dificultades para producir suficiente SO4, como la falta de exposición al sol (tan común en estos días debido al miedo al sol), uso de glifosato en cultivos y exposición a metales pesados ??que pueden interferir con la acción de la enzima SUOX que convierte el sulfito en sulfato.

Lo interesante de sus observaciones es que notó que sus pacientes eran más sensibles a las fuentes vegetales de azufre, como el ajo y la col rizada, mientras que la Dra. Jacobi señaló que en su caso se trataba más de las fuentes animales de azufre, como los huevos, la carne roja y los lácteos.

Otro dato interesante es que las SRB juegan un papel en la biotransformación del arsénico. Entonces, tal vez en algunas personas podría ser una respuesta protectora si tienen niveles altos de arsénico o podría ser una causa del aumento de H2S. Hay alimentos particulares en el suministro de alimentos que se sabe que tienen altos niveles de arsénico, como el arroz integral.

La dieta es una gran influencia: los aminoácidos que contienen azufre son un potente generador de H2S. Esto incluye cisteína, metionina y taurina.

El uso de antibióticos puede promover el crecimiento de SRB porque estas especies son resistentes a los antibióticos de amplio espectro y el H2S se produce como un mecanismo de defensa cuando se usan antibióticos. Tomar antibióticos también reducirá los niveles de bacterias que pueden mantener los niveles de SRB equilibrados al ayudar a que el gas hidrógeno siga un camino diferente al de la producción de H2S.

Una dieta baja en FODMAP (Fermentable Oligosacáridos Disacáridos Monosacáridos y Polioles) o una dieta tipo SIBO típica pueden empeorar el azufre H2S debido a un aumento en los alimentos de origen animal. Además, las dietas Paleo, cetogénica y de estilo Primal incluyen una alta ingesta de proteínas animales, grasas saturadas y aceite de coco que están asociados con la producción de H2S. Curiosamente, un mayor consumo de brasicáceas, como el brócoli, se asoció con una disminución de SRB, por lo que parece que las fuentes vegetales de alimentos con azufre no son un problema tan grande en comparación con los alimentos de origen animal.

sulfuro de hidrógeno en el organismo, causas y efectos - Imagen 2

LOS MECANISMOS DETRÁS DE POR QUÉ EL H2S PUEDE SER TÓXICO PARA LA SALUD

Un alto nivel de H2S induce daño en el ADN, inhibe la citocromo c oxidasa e inhibe la oxidación del butirato, reduce el consumo de oxígeno, altera la respuesta al estrés oxidativo y conduce a una disminución/aumento de la proliferación celular; esta última está relacionada con el cáncer colorrectal.

El H2S también se metaboliza en presencia de estrés oxidativo e inflamación a una sustancia llamada tetrationato que puede promover el crecimiento de patógenos como Salmonella.

Dependiendo del individuo, un crecimiento excesivo de especies productoras de H2S también significa un alto nivel de LPS (endotoxina) proinflamatorio que tiene sus propios efectos negativos para la salud. El butirato de ácidos grasos de cadena corta, que promueve la salud y es antiinflamatorio, a menudo es bajo en personas con problemas intestinales crónicos; esto puede deberse a la baja ingesta de fibras prebióticas de los alimentos vegetales y al uso excesivo de antibióticos (en sí mismo un factor de riesgo para el crecimiento excesivo de H2S). Por lo tanto, el exceso de H2S generalmente no se encuentra aislado en personas que no se encuentran bien; siempre hay algo más en la historia.

¿COMO PUEDO AYUDARTE?

Busco Contribuir al bienestar de las personas valorando su estado salud y aconsejandoles con productos de Fitoterapia y dietética. 

Pongo especial foco en el estudio tratamiento y cuidado de la microbiota, pues se está descubriendo que está tiene un rol esencial en nuestra salud

Pretendo aunar el mundo de la medicina farmacológica con la medicina natural, para así juntar lo mejor de ambos mundos

¿QUE OFREZCO A MIS CLIENTES?

Realización de un estudio de sus anteriores análisis de sangre, orina ... para así controlar que producto/s pueden corregir posibles alteraciones y de este modo mejorar su estado de salud.

Estudio de microbiota, control de disbiosis ,SIBO, IMO, SIFO que nos permitirá corregir diferentes alteraciones en nuestro organismo.

Realización de test de intolerancias alimentarias basados en la deteción de anticuerpos a más de 50 alimentos diferentes.

Control de la interacción de los medicamentos con los productos fitoterapeúticos aconsejados para evitar efectos secundarios con los mismos.

 

Puedes llamar sin compromiso para que así puede informarte más pormenorizaramente en como puedo ayudarte en tu caso particular

Bibliografía

  1. Buret, A.G., Allain, T., Motta, J-P., and Wallace, J.L. (2021). Antioxidants & Redox Signaling. ahead of print
    http://doi.org/10.1089/ars.2021.0004
  2. Carbonero, F. et al (2012). Front. Physiol., 28 November 2012 | https://doi.org/10.3389/fphys.2012.00448
  3. G.R. Gibson, J.H. Cummings, G.T. Macfarlane, FEMS Microbiology Ecology, Volume 9, Issue 2, December 1991, Pages 103–111, https://doi.org/10.1111/j.1574-6941.1991.tb01742.x
  4. Jowett SL, Seal CJ, Pearce MS, Phillips E, Gregory W, Barton JR, Welfare MR. Gut. 2004 Oct;53(10):1479-84. doi: 10.1136/gut.2003.024828. PMID: 15361498; PMCID: PMC1774231.
  5. Noortje Ijssennagger et al (2015), PNAS August 11, 2015 112 (32) 10038-10043; https://doi.org/10.1073/pnas.1507645112
  6. Levine J, Ellis CJ, Furne JK, Springfield J, Levitt MD. Am J Gastroenterol. 1998 Jan;93(1):83-7. doi: 10.1111/j.1572-0241.1998.083_c.x. PMID: 9448181.
  7. Loubinoux J, Bronowicki JP, Pereira IA, Mougenel JL, Faou AE. FEMS Microbiol Ecol. 2002 May 1;40(2):107-12. doi: 10.1111/j.1574-6941.2002.tb00942.x. PMID: 19709217.
  8. Elizabeth A Magee, Caroline J Richardson, Róisín Hughes, John H Cummings, The American Journal of Clinical Nutrition, Volume 72, Issue 6, December 2000, Pages 1488–1494, https://doi.org/10.1093/ajcn/72.6.1488
  9. Oliphant, K., Allen-Vercoe, E. (2019). Microbiome 7, 91 https://doi.org/10.1186/s40168-019-0704-8
  10. Singh, S. B., & Lin, H. C. (2015). Microorganisms, 3(4), 866–889. https://doi.org/10.3390/microorganisms3040866
  11. Wang L, Zhang J, Guo Z, Kwok L, Ma C, Zhang W, Lv Q, Huang W, Zhang H. 2014 Jul-Aug;30(7-8):776-83.e1. doi: 10.1016/j.nut.2013.11.018. Epub 2013 Dec 4. PMID: 24984992.
Noticias relacionadas
Alimentando a nuestra microbiota

Alimentando a nuestra microbiota

01/06/2022
Durante mucho tiempo se ha seguido la tendencia de focalizar la alimentación en la toma de macronutrientes: Proteínas, hidratos de carbono y grasas; y a menudo se obviaba de donde provenían estos macronutrientes. En particular había, y aun hoy la hay, una cruzada contra las grasas por sus supuestos
La Microbiota. El microcosmos interior del que no somos conscientes

La Microbiota. El microcosmos interior del que no somos conscientes

23/05/2022
El ser humano ya no se entiende solo como un conjunto de órganos, piel y huesos en donde cada parte funciona de manera independiente; hoy en día entendemos que nuestro cuerpo funciona como un superorganismo en donde juegan un papel esencial no solo nuestros órganos, sino otras especies que viven en
La salud mental en la era post covid

La salud mental en la era post covid

14/09/2022
La pandemia de Covid-19 significó un evento traumático sin precedentes en la historia de la humanidad. Si bien es una enfermedad física, la salud mental también se vio afectada: el aislamiento, el miedo a la muerte, los duelos generaron altos niveles de ansiedad, estrés, depresión entre las
Alimentando a nuestra microbiota

Alimentando a nuestra microbiota

01/06/2022
Durante mucho tiempo se ha seguido la tendencia de focalizar la alimentación en la toma de macronutrientes: Proteínas, hidratos de carbono y grasas; y a menudo se obviaba de donde provenían estos macronutrientes. En particular había, y aun hoy la hay, una cruzada contra las grasas por sus supuestos

¡Compártelo!